PATATAS BLANCAS

Las papas, que nunca falten en nuestra despensa, da igual como se preparen siempre están deliciosas, su valor nutritivo dependerá del suelo en el que se cultiven por ello es importante escoger las que están sembradas de forma sostenible. Las primeras patatas las cultivaron hace 8.000 años en los Andes los antecesores de los incas, donde aún se las llama mamá jatha o "madre del crecimiento". Es cierto que nos aportan mucha energía pero sus kcal variaran dependiendo del modo de cocción. Contienen gran cantidad de vitaminas del grupo B siendo la mas importante la B6, vitamina imprescindible en muchas funciones metabólicas, enzimáticas, de sistema nervioso…, también vit C que junto al potasio la hacen perfecta frente a enfermedad cardiovascular e hipertensión. Tienen una cantidad importante de proteínas y minerales como potasio, hierro o magnesio, así como hidratos de carbono. Pero son hidratos con un índice glucémico bajo, de hecho menor que la zanahoria cocida y su gran contenido en fibra evita grandes picos de insulina si se consume de forma moderada y siempre con un método de cocción saludable, de hecho hay un truco, si se dejan enfriar durante unas cuantas horas los azúcares se transforman en almidón resistente que reduce el aporte calórico de la patata a la mitad y sirve de alimento a la microbiota intestinal beneficiosa (con ello reduce el riesgo de cáncer de colon). De hecho la patata es fantástica para problemas gástricos.  Contiene vitC y quercitina, carotenoides, antocianinas, ácido clorogénico y ácidos cafeicos que son estupendos para nuestro sistema inmune. En general se considera un alimento antiinflamatorio que puede aliviar las molestias digestivas asociadas al estrés @ChristyRepetto